12 de junio de 2019

VAMOS A CAMINAR



¡Que día! Solo me falta un buen paseo para desactivar el botón de la vida rutinaria (Checado✔️). No es el mejor tiempo para caminar, parece que va a llover, el cielo se está nublando  y corre un aire fresco. No esperaba sentirme un poco incómoda al subir para ir a la tienda por el clima, pero siendo honesta estoy disfrutando de este tiempo a solas.
Mientras camino pienso: esta bien que las mamás salgamos solas a dar un paseo, es necesario y saludable practicar el desapego desde que los hijos están  pequeños.
No niego que a veces me cuesta un poco salir sola, siento que algo me hace falta. Miro hacia a los lados y busco a mis hijas. Respiro y dejo ir ese pensamiento. Ellas están en las mejores manos, las de su padre.



Hoy en vez de flores compre una barra de chocolate. Llámame rara si quieres, pero detalles como esta barra de chocolate me emocionan, son lo mejor. Son una dedicatoria de la simpleza que nunca debemos olvidar.
Son estos pequeños detalles en los que encontramos “descanso en la mente” después de una larga jornada de trabajo. Llegar a casa, quitarte los zapatos, abrir la envoltura de tu chocolate favorito y disfrutar. Conectamos con el sentido del gusto, que más podemos pedir.
Se siente tan bien.




Ya está obscureciendo. Que suerte la mía, no llovió. Estoy de camino a casa con los pensamientos en orden y los dientes con chocolate. No vi a nadie que conociera por el camino. No abriré la boca si no es para seguir mordiendo la barra de chocolate.







Espero que ustedes también disfrutaron este paseo como yo lo hice. 
Ahora toca descansar.

Buenas noches. 






4 comentarios:

  1. Los días nublados pueden ser muy bonitos también. Yo ahora estoy saliendo a caminar casi a diario y se agradece.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy bonita, me ha encantado y la tableta de chocolate tiene muy buena pinta ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Marisa, he disfrutado mucho de tu paseo, de las fotos, en especial la del banco que me parece exquisita y ahora sólo me falta el chocolate ¡voy a ver si tengo algo de chocolate y ponerme los dientes negros!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar